contenido

Exposiciones Anteriores

Cruce Transfronterizo: agua, cuerpo y territorio
12 de Junio hasta el 18 de Julio 2019

"El arte pide a sus públicos, tanto reales como potenciales, que abran puertas y ventanas y que dejen que otros mundos entren en ellos."  Raqs Media Collective


La mirada de cinco fotógrafas dan sentido y fundamento a una reflexión visual que revela una relación genuina entre lo femenino y el territorio. Las imágenes nos hablan de humedales, ríos y mares, es la metáfora del agua como elemento de la vida y del equilibrio de nuestro ecosistema. Pero también del agua como memoria, historias de resistencia y compromiso. Los trabajos se sitúan geográficamente en puntos específicos de Wallmapu, puntos de conflicto, donde está latente la problemática del agua en estos territorios. Las fotografías de Patricia Pichun, Mabel Ruiz, Cristina Muñoz, Lissette Ruiz y Cecilia Hormazábal, nos muestran imaginarios poéticos, simbólicos y políticos, son imágenes que nos susurran sobre lo que no funciona del todo bien en el orden de las cosas.


Patricia Pichun captura su experiencia al interior del humedal Chankafiel en Coñaripe, que se encuentra bajo amenaza de desaparecer, afectando la biodiversidad y toda su riqueza cultural y espiritual. Aparece el Ngen ko o espíritu del agua y su relación armónica con los demás elementos y seres que allí habitan, identificando la vida que permanece y que es urgente atender y respetar. Por su parte, Mabel Ruiz retrata al río Maullín desde otra perspectiva, donde las tomas aéreas dan cuenta de su corporalidad como si fuera un ser, las formas sinuosas de este río son sugerencia de ello. Son seres que nos hablan de su existencia y de la riqueza de vida que yace en sus múltiples pliegues y devenires. En la propuesta de Cristina Muñoz, vemos la manifestación de la necesidad del hombre de apoderarse del territorio, alterando su geografía natural, es la tenaz disputa entre la naturaleza y la racionalidad humana. Aquí el canal San Carlos es la metáfora de una sociedad que aplasta y coarta. Mientras, Lissette Ruiz se relaciona con la realidad desde una visión de la ciudad, el territorio y la identidad, su proyecto Tren Tren y Kay Kay evidencia el acto fallido del progreso. Escuchamos también el sonido envolvente del agua, es la naturaleza que se desplaza en el espacio y en nuestros cuerpos. Finalmente, Cecilia Hormazábal hace una reflexión estética y poética en torno a la memoria reciente, la inundación que produjo en territorio pehuenche la represa Ralco, una propuesta entre lo documental y la ficción, a través de objetos sumergidos en el agua, relata estas historias de resistencia y sus relaciones poscoloniales.


Este cruce transfronterizo entre agua, territorio y cuerpo, enuncia fragmentos de una historia reciente, contada desde la variedad de técnicas y lenguaje fotográfico que remite a propuestas heterorreferenciales que conectan distintas visualidades contemporáneas para producir una sola metáfora abordada desde múltiples pliegues y capas.


La fotografías nos invitan a la pausa, a pensar en el instante que se nos escapa, a interrogar la realidad y ver que imagen nos devuelve sobre el orden de las cosas. Dialogan en el contexto de un mundo común a todas y todos, es la urgencia de sacar a la luz algo existente y determinante para el presente. La autoras contribuyen así a un sentido más profundo de lo que es la condición humana y de cuáles serían sus futuros posibles.

Por Claudia Cofré Cubillos


Cruce Transfronterizo: agua, cuerpo y territorio /