contenido

Exposiciones Anteriores

APARTHEID
06 de Diciembre hasta el 02 de Enero 2019

Curaduría:
Victor Hugo Bravo

Artistas:
Tomasz Mastuszak (Polonia) – Carlos Heredia (Ecuador)
Ricardo Fuentealba-Fabio (Chile) – Anders Ronnlund (Suecia)
Gabriela Carmona Slier (Chile) – VHB (Chile) – Zuzanna Morawska (Polonia)
Eduardo Ribera (Bolivia) – Ricardo Fuentealba Rivera (Chile)

La condición de estar separados, de sí, entre todos, entre ellos.

De este modo no se entiende la ebullición social como un síntoma que hay que atender, sino un problema que hay que APLASTAR.
“Un dato fabuloso en los diarios de Hugo Ball, fundador del dadaísmo y quien abrió el Cabaret Voltaire en Zúrich. Él decía que en una misma calle se estaban gestando dos revoluciones: la de Lenin, que era su vecino, y otra, la revolución dadaísta. Mientras una quería cambiar las estructuras sociales, reformar el mercado y los sistemas de producción, la otra pretendía cambiar las conciencias.”  Carlos Granés

Una condición humana que establece un paralelo con los campos creativos, desde la autonomía, pero en el sistema social se hace determinante en la sustentación constante de lo foráneo, el aplacamiento, la necesidad de diferencias y catalogar para luego hacer énfasis en una escala valórica que transita entre lo bueno y lo malo o lo que vive y lo que muere.

Tomando polos distantes de producción, pero con transiciones sociopolíticas y culturales semejantes, esta exposición plantea los sentires personales, entre el tiempo histórico y los acontecimientos detectando como esa naturaleza humana reitera los registros de la maledicencia que pareciera constantemente olvidar. Se reanuda la dialéctica y al parecer todo, como universo, se reconstruye desde la misma perspectiva, en una suerte de rueda de la fortuna que vuelve eternamente al mismo sitio.

Los conflictos de poder como la percepción en las artes sostienen la misma raíz programática del sucedo histórico sin al parecer, vislumbrar lo que entenderíamos como una real diferencia.

Acá las miradas individuales son observaciones a este fenómeno estático, donde se reincide en los mismos fracasos históricos, donde nuevas resistencias están determinadas a la propia tautología del sistema en un campo de apariencias, quizás el mismo territorio de ficción del arte, del yo artista, del agitador o del mago.

La Contracultura se funda en el hecho de que el hombre desde siempre fue capaz de una comprensión e interpretación de la Cultura y del Universo; se puede comprender, interpretar y descifrar creencias y valores dominantes que afectan al individuo y a la sociedad en una época determinada; en este sentido el hombre es el lugar de la hermenéutica. La Contracultura aparece muchas veces sumergida y marginal por la enorme fuerza del imaginario social del sistema que establece creencias, gustos, morales, patrones anquilosados, los que a su vez crean modelos de conducta y de «comportamientos correctos» que originan represiones muchas veces feroces y terribles que no sólo pertenecen al pasado. Es al interior de este infierno que la Contracultura se mueve.

VHB - 2018


APARTHEID / Anders Rönnlund