Exposición Actual

Todo lo que no debe hacerse
09 de Mayo hasta el 30 de Mayo 2018

Pintura, Instalación y Video


Plegar / desplegar es el título que integra en su conjunto una serie de obras de Ciro Beltrán iniciadas a partir del 2016, serie que comenzó a desarrollar por diferentes países y diversos espacios de exhibición. Plegar / desplegar puede ser una forma en movimiento, una instalación en transformación o el reverso de una línea dibujada. Es también un acto performático donde el cuerpo de la obra y la acción del artista modifican el espacio para hacerlo lugar o refugio.

Con el nombre de “Todo lo que no debe hacerse” Beltrán realiza esta muestra en la Galería de la Universidad Católica de Temuco. El título es parte del concepto que ha estado trabajando de plegar / desplegar como una manera en la cual el artista pone en movimiento el material-soporte de sus enormes pinturas sobre alfombra sin bastidor. La acción performática desarrolla nuevas formas pictóricas tridimensionales, irrepetibles y efímeras que se interfieren con sus propias manchas y líneas de dibujo sobre la tela impresa o la alfombra.

La propuesta consiste en instalar una serie de trabajos que establezcan diferentes interrelaciones entre pintura, instalación y performance. Estas correspondencias se producen al emplazar las pinturas fuera del bastidor, lo que permite un montaje no tradicional de gran flexibilidad y movilidad, al ir plegando y desplegando sus formas. De esa manera, el formato de instalación facilita el utilizar cada pieza como elemento perfomático al interior de la muestra. Y aunque las “pinturas” vengan ya terminadas desde el taller, al ser dispuestas con otro diseño o trazado en la sala, adquieren una nueva forma y dimensión. Al final, las obras son creadas en el momento de ser instaladas en la sala.

“Me interesa producir estas relaciones donde se conecta la pintura, la instalación y el performance ya que las obras funcionan a su vez, como pintura instalada; mientras que los elementos performáticos se podrían leer además, como una única obra en el espacio.” Para entender esta idea de movimiento y secuencia, la acción de plegar/desplegar tiene a su vez, estaciones claras y precisas. Las obras estacionadas en el espacio de exhibición –y que pueden ser cambiadas en cualquier momento-, podrían entenderse mejor visualmente en los videos-performance: “Inhabiting”, “Homeless” o “Del espacio OTR al Museo Reina Sofía”.

Con anterioridad había definido esta serie como “esculturas pictóricas blandas”. Al describir la relación entre performance y las formas efímeras que realiza Beltrán con las alfombras en el espacio, comentaba: “La idea era presentar diferentes posibilidades de montaje con los mismos elementos, como forma de exhibición en movimiento, o de exponer las infinitas posibilidades que surgen en la realidad cambiante que permiten las “esculturas pictóricas blandas”, además de ser efímeras. A diferencia de Robert Morris sobre sus ideas de la “no-forma” (1967-68) y las esculturas en la galería, las “esculturas pictóricas blandas” parten del desarrollo de la materialidad de la pintura y su expansión en el espacio. Esta idea se desarrolla de manera aún más multifacética en las diferentes performance que el artista ha realizado los últimos años como fortalecimiento de su propuesta”.

El punto de partida y base de esta nueva propuesta se encuentra en la larga línea de investigación que Ciro Beltrán inició en Düsseldorf en 1996 y que conforma la serie de Pinturas sobre Alfombra. En esta serie, Beltrán comenzó con trabajos de pintura objetual y posteriormente, al sacar la alfombra del bastidor, siguió desarrollando obras cada vez más instalativas y performáticas, sin abandonar la idea de la pintura que es el principio y soporte formal de su trabajo.

La propuesta actual, si bien podría ser incluida en esta larga serie de trabajos sobre alfombra, parte de la exploración con otros materiales y superficies desde su residencia de trabajo en Cali, Colombia en el 2016. Allí siguió la investigación que iniciara en Berlín de pintar sobre telas ya impresas y telas industriales destinadas a ser cortinas o manteles. Beltrán emplea sus fondos como atmósferas de pintura, de la misma manera que anteriormente dispuso de las alfombras envejecidas por el uso en Dusseldorf. La gran diferencia radica en la acción de plegar/desplegar y su condición instalativa y performática, la cual cambia la significación de las anteriores series y lleva más lejos en su radicalidad el gesto de ocupar el espacio arquitectónico con su acción efímera y transformadora del objeto.

Dermis P. León
Santiago de Chile
Marzo 2018


Todo lo que no debe hacerse / Ciro Beltrán